El desafío de convertirse en una auténtica sociedad multicultural

Como parte de la resistencia contra el gobierno imperial japonés a principios del siglo XX, los coreanos desarrollaron un nacionalismo étnico para destacar las diferencias entre invasores e invadidos, y entre ambas culturas. Incluso después de finalizar el periodo colonial, se preservó y fortaleció este nacionalismo de profundas raíces étnicas. La misma lógica se aplica a la unificación, que defiende que la unión de ambas Coreas, dos naciones que han vivido como un único pueblo durante miles de años, no sólo es deseable, sino inevitable. Con esta singular concepción de la historia moderna y contemporánea, la inclinación hacia el nacionalismo étnico, que valora la línea de sangre y la cultura común, es más fuerte que en otros países.

Sin embargo, una encuesta muestra que, en contra de esta concepción del sentido común, los coreanos en la actualidad no basan su concepción de la “coreanidad” en el linaje o la etnicidad. Se realizó esta encuesta sobre “los requisitos para ser considerado coreano” para determinar si basan su identidad nacional en el linaje y la cultura común o en factores políticos y legales. Las opciones relacionadas con los factores étnicos y culturales eran: “El padre o la madre es coreano”, “Nació en Corea”, “Mantiene las tradiciones culturales” y “Sabe coreano”. Las opciones relacionadas con los factores políticos y legales incluían: “Respecta el sistema político y legal de Corea”, “Contribuye al desarrollo del país”, “Tiene la nacionalidad coreana”, “Se considera coreano”. Los resultados de esta encuesta mostraron que los encuestados elegían más frecuentemente “Se considera coreano” y “Tiene la nacionalidad coreana” como requisitos para ser considerado coreano. Esto quiere decir, que los coreanos piensan que los factores políticos y legales son más importantes a la hora de determinar la identidad nacional. Más del 50 por ciento de los encuestados estaba a favor de conceder la nacionalidad coreana a los extranjeros nacidos en Corea. Hay que destacar que los jóvenes de 20 y 30 años atribuían mayor importancia a los factores políticos y legales que las generaciones mayores y aceptaban mejor el hecho de que los extranjeros se nacionalizaran coreanos y que Corea asumiera el principio territorial. Estos resultados indican que muchos coreanos ya piensan como miembros de una sociedad multicultural.

Hay otras opiniones que contradicen estos resultados. Muchos coreanos, incluso aunque aceptan la idea de la nacionalidad basada en principios territoriales, creen que los inmigrantes cuyos contratos expiran deberían ser deportados a su país de origen. También están los que, aunque tienen una perspectiva favorable sobre la inmigración, tienen una visión negativa de la “discriminación positiva” para las minorías culturales y étnicas.

Reformas y educación sistemáticas

¿Por qué los coreanos tienen esta concepción de la sociedad multicultural y actitudes contradictorias hacia la política? Están abiertos a la idea de una sociedad multicultural, pero no comprenden lo suficiente la necesidad de varios sistemas sociales para crear y desarrollar una sociedad multicultural estable, o la necesidad de consideración hacia los menos privilegiados. La razón de esto está en el hecho de que no han tenido tiempo de formar visiones sistematizadas de la sociedad multicultural por la velocidad a la que ésta se está formando.

Para que los componentes de una sociedad vivan en paz con distintas culturas y apariencias necesitan un sistema para gestionar las posibles dificultades y conflictos. Los miembros de una sociedad multicultural también necesitan ser educados y adiestrados de forma sistemática en relación a los conflictos que pueden presentarse y cómo resolverlos. Sería un error pensar que Corea se convertirá de repente en una sociedad multicultural sólo porque aumenta el número de extranjeros que vive en Corea. La gente debe ser educada y el sistema social transformado para que tenga en cuenta a los menos privilegiados culturalmente y así llegar a una apertura sistemática y práctica. Es una necesidad. Tampoco podemos olvidar la creación de un entorno en que los coreanos puedan experimentar un sistema multicultural.

Una “sociedad multicultural” no se refiere a la situación de varias razas con varias nacionalidades viviendo en un entorno conocido como Corea. Una sociedad verdaderamente multicultural es una sociedad en la que la gente de diferentes orígenes puede comunicarse y vivir junta en una atmósfera de armonía y cooperación.

Los esfuerzos del Gobierno y de la sociedad civil

La sociedad coreana empieza a hablar de la sociedad multicultural. En abril de 2006, el Gobierno describió su visión para el futuro de la sociedad coreana con el eslogan “Crear una Sociedad Multicultural Abierta”, y anunció un programa de apoyo social para los inmigrantes y los mestizos. Varios ministros presentaron medidas políticas para poner en marcha esta visión: el Ministerio para la Igualdad de Géneros y la Familia anunció el “Programa Educativo para el Entendimiento Multicultural”; el Ministerio de Cultura y Turismo anunció el “Plan de Experiencia Multicultural”; y el Ministerio de Educación y Desarrollo de Recursos Humanos presentó las “Medidas de Ayuda para las Familias Multiculturales”. El Gobierno incluso presentó su visión para una “sociedad multicultural que interactúa con el mundo, sin discriminación o exclusión”. Estos cambios están teniendo un efecto positivo en desarrollar actitudes más abiertas hacia una sociedad multicultural entre la población.

Sin embargo, las medidas políticas no son perfectas. Por ejemplo, el programa del Ministerio de Educación pretende transformar Corea en un “crisol de diversas culturas”. Para ello, prevé apoyar a los niños de familias multiculturales, concientizar a los coreanos del multiculturalismo e incluir material educativo relacionado con la sociedad multicultural en los manuales y procesos de enseñanza. Sin embargo, la visión de un “crisol de diversas culturas” ya ha sido criticado en los Estados Unidos, donde fue adoptado como política para lograr una sociedad multicultural. Se ha considerado una política de asimilación, en la que los residentes nativos de los territorios colonizados pierden su cultura y se ven forzados a adoptar otra. Desde entonces, los Estados Unidos emplean la idea de la “ensaladera” (salad bowl) para referirse a la sociedad multicultural. Eso significa que los inmigrantes pueden vivir como miembros de la sociedad sin perder su cultura original.

Usar medios artificiales de estandarizar la cultura no puede dar como resultado una sociedad multicultural en el verdadero sentido de la frase. Sería difícil crear una sociedad multicultural saludable y armoniosa sin aceptar otras culturas como coreanas e insistir en estandarizar todo en un crisol llamado Corea. Las asociaciones de ciudadanos también están contribuyendo enormemente a lograr ese multiculturalismo. Mientras que los beneficios del Gobierno se centran en Seúl y otras grandes ciudades, grupos civiles se dedican a actividades variadas en provincias, apoyando directamente a los inmigrantes y defendiéndolos.

La mayoría de los inmigrantes no tiene poder político en Corea. Por esta razón, proteger a los inmigrantes y lograr el multiculturalismo no puede lograrse sin los esfuerzos de los ciudadanos coreanos. La sociedad multicultural será una realidad cuando el Gobierno y los ciudadanos entiendan el verdadero sentido del multiculturalismo y compartan esta visión por medio de la creación y medidas políticas y culturales que ayuden a los inmigrantes.

Gracias al crecimiento económico y al desarrollo democrático, Corea se está convirtiendo rápidamente en una sociedad multicultural. Mientras las fronteras siguen perdiendo su sentido en esta era de mayor competitividad comercial y aumenta el desarrollo económico, el número de inmigrantes que llegan a Corea aumentará. No obstante, no se puede negar el hecho de que la identidad y los sistemas de nacionalidad y ciudadanía de los coreanos, basados en la idea de la unidad u homogeneidad racial o cultural, han retrasado el cambio hacia una sociedad multicultural. Para resolver este problema, la sociedad coreana ha de adaptar principios y un sistema de ciudadanía multicultural capaces de abarcar la diversidad racial y fomentar los valores de una sociedad multicultural.

Artículo redactado oor Choe Hyun.

Profesor Adjunto del Departamento de Sociología.

Universidad de Cheju. Corea del Sur.  

Publicado en “Revista KOREANA”.

Material de acceso gracias al Círculo Coreano de América Latina.

Link acceso institucional: http://argentina.korean-culture.org/navigator.do?siteCode=null&langCode=null&menuCode=200903170186&action=VIEW&seq=40410 

Publicado el 29 febrero, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: